Furor del bordado

By ,

El otro día, buscando provisiones por Once, me comenta mi vendedor amigo(*) que hay tal furor de bordado que el fabricante de bastidores no llega a cubrir la demanda. QUE NOS PASA CON EL BORDADO, AMIGAS?

A mi me llegó un poco el furor, si. De la mano de mi tercer embarazo me vino un envión de bordado y origami. Hay cosas que mejor no preguntar (ni preguntarse…)

mamushka

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Cuando me enteré que, después de dos varones, finalmente iba a tener una hija, me pareció que bordando podía resolver el reciclaje de varias prendas quizás demasiado azules. Algo de eso existió, y ya lo voy a compartir, pero sobre todo me agarró una necesidad de decorar que ni les cuento!

Con lo que me acordaba de cuando era chica – si, mi abuela también me enseñó a bordar – y apelando a youtube para refrescar la memoria, me puse a hacer algunas pruebitas y armar cuadritos para regalar a bebés de amigos que estaban por nacer.

Bueno, uno se lo quedó mi hermana Chivi. CUANDO NO. Fue un laburo tremendo, agotador y minucioso pero valió la pena.

casitachivi3

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Blanco sobre gabardina gris topo/cemento. Todo punto cadena. Hablemos sobre trabajo repetitivo!

casitachivi2

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Los macros no son de la mejor calidad, perdón…el tamaño final del edificio es de 18cm de alto por 10 de ancho, todo muy chiquito!

La ilustración se llama “Don’t get lost in the city” (no te pierdas en la ciudad) y es de Scott Hill. Pueden ver su portfolio por acá: Scott Allen Hill

Todo monocromo salvo unas lucecitas arriba del edificio que me pareció que poniéndoles algún color, le daba un toque a la ilustración.

casitachivi1

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Me llevó unas 8 horas de trabajo total que, como mi horario de bordado es la madrugada (cuando, sino, con 3 chicos!!!), entre el calcado de la ilustración y el planchado del bordado terminado habrán pasado unas tres semanas. Valió la pena porque quedó simple, prolijo y se luce muchísimo enmarcado!

Para la próxima, comparto alguno de los videos que me salvaron la vida para aprender a bordar. Atenti!

 

 

(*) Hilos Tucumán, Lavalle 2568, C1052AAF CABA

(**) las uñas de la imagen de portada, gentileza de la gran “Las manos de Flora“!

Google