Café con Leche

By ,

La semana pasada estaba leyendo sobre short rows y wrapped stitches, una técnica para hacer vueltas cortas adentro de una vuelta de tejido, para este futuro proyecto, analizando si me animaba a probar directamente en el enterito o me tomaba el tiempo de hacer una muestra (porque las muestras siempre me dan tanta FIACA!) cuando Marido, al pasar,  me comentó que a su Abuela le había gustado mucho el cuello Moebius. Y entonces: HOLA PROYECTO QUE ME VAS A SERVIR COMO MUESTRA!

 

Cafe con Leche

 

Diseñé un cuello parecido a Moebius en textura, pero más largo y más angosto para incorporar las vueltas cortas. Lo tejí montando los puntos del largo y creciendo en ancho, a diferencia de Moebius o de la mayoría de las bufandas que uno monta los puntos del ancho de la bufanda y va tejiendo hasta que llega al largo que quiere (o se aburre, o se le acaba la lana). Usé lana Frida de Hilados Nube, me llevó una madeja entera de color Camel y media madeja de color Crudo.

 

Cafe con Leche

 

Monté 115 puntos en agujas de 9mm, y tejí todo en Santa Clara, ida y vuelta, con un total de 15 vueltas COMPLETAS. Y entre medio de esas 15 vueltas agregué las vueltas cortas cambiando de color. Los 115 puntos y las 15 vueltas en Santa Clara ya hacen un cuello muy lindo para lanas como esta que son muy suaves y brillantes, pero las vueltas cortas quedan muy bien sin sobrecargar la textura de la lana, y no son difíciles de hacer!

 

Cafe con Leche

 

Como se ve en la foto, la idea de las vueltas cortas es agregar vueltas más pequeñas que la vuelta completa para, por ejemplo, darle espacio al talón en una media, agrandar un poco la parte del busto para que no se estire el tejido, y para cualquier lugar donde se necesite volúmen en la prenda sin necesidad de hacer pinzas o coser secciones. Básicamente arma una “burbuja” en el tejido que también podemos aprovechar para hacer un poco más original un accesorio o una prenda que no necesitan ser muy estrictos en la forma, como un cuello, un chal, o una manta. En este cuello, usé la ténica para agregar un segundo color a un rectángulo básico, así que podemos diferenciar bien las vueltas cortas, que tejí en crudo, y las vueltas completas en Camel.


Para hacer una vuelta corta en Santa Clara
:
– tejo hasta donde quiero empezar a volver: si dentro de 100 puntos quiero hacer una vuelta corta de 50 en el medio, tejo 75 puntos (los primeros 25 y los 50 de la vuelta corta) y empiezo a volver
– para volver paso la lana hacia adelante (como para tejer un punto revés), paso el punto siguiente sin tejer, vuelvo a pasar la lana hacia atrás, y deslizo el punto que no tejí de nuevo a la aguja de la izquierda. La lana va a quedar del lado de atrás saliendo del punto de la aguja de la mano izquierda
– DOY VUELTA EL TEJIDO! Paso la aguja de la mano izquierda a la derecha
– sigo tejiendo como si nada hasta donde quiero empezar a volver otra vez.


Para salir de las vueltas cortas y volver a la vuelta completa:

– tengo que recordar de que lado venía, para saber hacia que lado tengo que seguir tejiendo. Cuando completo los 50 puntos de la vuelta corta en la dirección correcta (es decir, yendo a completar la vuelta que empecé pero no terminé porque dí vuelta el tejido) tengo que ir levantando los puntos que dejé sin tejer y seguir. Cuando llego al punto donde termina la vuelta corta, antes de tejerlo tengo que levantar el punto que está justo abajo, que va a tener dos hilos en vez de uno, y ponerlo en la aguja de la izquierda. Voy a tener dos puntos donde tenía uno.
– tejo los dos puntos juntos (el original y el levantado) y sigo tejiendo.

 

Cafe con Leche

 

Como yo no tengo mucho talento para la explicación, ni para sacar fotos mientras tejo, acá pueden encontrar un video muy claro. Está en inglés pero no es necesario entender ni lo que dicen ni lo que está escrito, yo siempre veo estos videos sin sonido y me resulta más fácil que escuchando lo que dicen! Y en este sitio pueden encontrar un tutorial en inglés también pero con fotos MUY claras, como para seguir mis indicaciones y guiarse con esas fotos.

 

Es importante probar esta técnica antes de aplicarla a algún patrón, sobre todo para entender como se va armando el volúmen y para que quede prolijo en el tejido. Lo mejor es encontrar algún patrón que les interese para seguir bien de cerca las instrucciones y aprender a usarlo, y después intentar aplicarlo a diseños propios. Una bufanda, que no importa demasiado que el ancho sea parejo, es una muy buena oportunidad para probar esta técnica!

 

Cafe con Leche

Google