Ayuda

By ,

Te encantan las cositas que pongo por acá pero no tenés idea de como arrancar? O pensás que jamás te van a quedar así? O ni empezás porque creés que te va a llevar mil años y no tenés paciencia? No, no y no. Re fácil. Para empezar, las sabias palabras de Julie Andrews en La Novicia Rebelde:

 

Let’s start at the very beginning. A very good place to start.

 

(Con un click vas a un video de youtube con la canción. Sabés que lo querés hacer, y sabés que vas a seguir cantando esa canción en tu cabeza todo el día. Hacelo.)

 

El comienzo, entonces, en el tejido, sería montar los puntos en las agujas. Claro…en la infancia la abuela/tía te montaba los puntos y te daba las agujas listas para arrancar con punto derecho. Ahora no te acordás ni como tejer y mucho menos como montar los puntos que jamás montaste en tu vida. Hay muchas maneras, dependiendo del tipo de borde que querés lograr. Personalmente, el 90% de la veces uso este tipo de montura básico que es bastante elástico y simple, y se adapta a casi todos los motivos de puntos que tejés a partir de ahí. Mirá este video de Helenasweetknits:

 

 

No tiene sonido pero es muy claro. La aguja, como ven, está del lado derecho. Una vez que terminan de montar los puntos que necesitan, pasan la aguja con los puntos a su mano izquierda, agarran la aguja vacía con la mano derecha, y de los dos hilos de lana que cuelgan, el que va al ovillo (que es el que tenían en la mano derecha mientras montaban) es el que van a usar para tejer. A NO PREOCUPARSE! si se equivocan, pronto se van a quedar sin lana y se van a dar cuenta.
La única dificultad de este método es que hay que calcular previamente cuanta lana hay que dejar en la mano izquierda para poder formar todos los puntos que necesitamos. Yo lo hago a ojo, más o menos un poco más del doble en centímetros de lo que quiero montar. Si mi bufanda va a tener 30cm de ancho y para eso necesito unos 50 puntos, yo dejaría unos 70 u 80cm y ahí haría la lazada que forma el primer punto. Sino prueba y error, y un recordatorio de abuela: mejor que sobre y no que falte. Si sobra, se corta. Si falta, hay que volver a empezar.

 

Montados los puntos, pasada la aguja con los puntos a la mano izquierda, la aguja vacía y la lana en la mano derecha, ya estamos listos para empezar a tejer! Los puntos van a pasar, siempre, de la aguja de la izquierda a la aguja de la derecha, así que siempre para empezar vas a tener tu trabajo en el lado izquierdo. Primer punto básico, el punto al derecho. Mirá:

 

 

Me encantan los videos de esta mujer porque no te distrae hablando y son clarísimos. Muchas veces me senté, aguja en mano, a mirar videos en youtube y copiar el movimiento, HAGANLO! Es como tener a la abuela tejiendo al lado, pero con la ventaja de que youtube no pierde la paciencia frente a las sucesivas repeticiones.
Punto derecho, entonces. La aguja entra por adelante, se da una lazada con la mano derecha, se saca. La lana cae hacia afuera y los “globitos” del punto quedan hacia afuera también. Con esto sólo ya podés hacer una bufanda, un cuello, una ropita para taza, un posavaso, un camino para mesa, y mil cosas más. Ah si, está bien. Tenés que aprender a sacar el tejido de las agujas. Para esto también hay varias opciones, dependiendo de la elasticidad que necesites, del tipo de borde que quieras. Ahí va un cierre básico que sirve para casi todo, el que uso yo el 80% de las veces:

 

 

Se teje un punto. Se teje el punto siguiente. Se pasa el primer punto por sobre el segundo. Queda un punto. Se teje otro, y se pasa el que quedó por encima del nuevo. Así hasta que queda un solo punto, se tira para que quede larguito, se corta la lana y se pasa por la lazada. Tirar bien fuerte y listo!

 

Para completar, punto al revés. Combinar punto derecho y revés nos permite hacer fantasías y elásticos. Bueno, en verdad hay que combinar derecho, revés, y saber contar. No es detalle menor. Mirá acá como se hace el punto al revés:

 

 

En el punto revés, la lana y los globitos están del lado de adentro. Es decir, en la aguja de la mano derecha, después de tejer puntos al derecho tanto la lana como el punto quedan, también, del lado derecho (mirando para afuera), en cambio en el punto revés, necesitás que la lana esté del lado izquierdo de la aguja derecha, y al tejer quedarán lana y globito del lado izquierdo (mirando para adentro).

 

Para tejer punto derecho o revés, es necesario tener la lana del lado que corresponde a cada punto. Esto se llama “pasar la lana al frente” o “pasar la lana atrás”. Si estás tejiendo puntos al derecho, la lana va a estar atrás, mirando hacia afuera. Si querés alternar y tejer un punto revés después de un punto al derecho, necesitás pasar la lana al frente ANTES de tejer el punto revés. Después de tejer el punto al derecho, agarrás la lana, la pasas por adelante del último punto por abajo de la aguja derecha, y tirás hacia vos. Ya tenés la lana al frente, lista para tejer un punto revés. Después de tejer puntos revés, la lana te queda al frente y es imposible tejer un punto al derecho sin pasarla atrás. ANTES de tejer el punto al derecho, pasás la lana por debajo de la aguja derecha y por delante del último punto, y tirás hacia afuera. Ya tenés la lana atrás. Esto se entiende muy bien al hacer punto elástico, mirá acá:

 

 

Para lograr un elástico, hay que combinar puntos derechos y puntos revés en vueltas sucesivas. Por ejemplo, un elástico 2×2 se forma tejiendo al menos 3 vueltas de dos puntos al derecho, dos puntos revés, dos puntos derecho, etc. En la vuelta siguiente, el punto se teje de la manera inversa que en la vuelta anterior, o como se dice en la jerga “como se presenta”. Si tejés un punto al derecho, cuando pases a la vuelta siguiente ese punto lo vas a ver al revés, al igual que todo el tejido, que una vuelta se te presenta del lado del frente y en la vuelta siguiente, del lado del revés. Una formúla salvadora que uso yo, que normalmente me inclino por lo básico en todos los aspectos de la vida, es ver los “globitos”.
Yo llamo globitos a los puntos, porque una vez tejidos queda esa montañita del punto anterior. Si tejí al derecho, el globito me queda afuera, pero en la vuelta siguiente lo voy a ver adentro, porque cuando terminé de tejer todos los puntos y pasé el tejido de mano para seguir tejiendo, lo di vuelta. De chica me confundía mucho, MUCHÍSIMO, el punto elástico y el punto arroz, que es igual pero en vez de tejer los puntos “como se presentan”, se tejen a la inversa.
Ya van a aparecer esas opciones cuando comparta puntos fantasía. Por ahora, a practicar con esto!

Google